RSS

Soberana Injusticia

27 Nov

De nuevo voces que claman por la unidad de este ser multivertebrado y quimérico al que unos protegen por hacerse valer, y otros muchos inventan males crónicos y agudos por hacerse notar.. menos mal que a esta España no nos la cargamos por muy burros que seamos ni por muchas barbaridades e improperios que vertamos sobre ella.

Hoy amanecían los quioscos catalanes con un editorial único en todos los diarios regionales: uno en el que se recordaba al Tribunal Constitucional la naturaleza popular y legítima del “nuevo” Estatuto de Catalunya, aprobado y refrendado por las Cámaras y el pueblo catalán. Hasta aquí, todo va bien..

.. hasta que a alguien se le ocurrió que el fenómeno del editorial conjunto podría convertirse en un arma de presión contra el TC, un intento último y desesperado de corromper el incorrupto corazón de los jueces e influir así en la deliberación final. Podría ser así, de no ser porque periódicos se venden todos los días, y sentencias se dictan todos los días, y que se sepa jamás un editorial de uno o varios periódicos influyó en ninguna sentencia de ningún tribunal.

Hablan mucho del catalanismo exacerbado; lo pintan de negro y le ponen una guadaña en la mano, nos lo enseñan como aquel ángel exterminador de los cuentos de antaño y lanzan después aquella soflama unionista de “España se rompe”. Y sin embargo, ante las presiones nacionalistas, el estado tensa más la cuerda, y lo tildamos de títere o marioneta si no actúa así. La cuestión es: ¿no será que a España la estamos rompiendo entre todos? Alimentamos el odio nacionalista imponiendo el centralismo a sangre y fuego: tan integristas son los unos como lo somos los otros. Por eso, cuando surge una revisión, una modificación de un estatuto con treinta años de antigüedad, que bien pudiera hacerse extensiva a otros textos coetáneos, todos se rasgan las vestiduras ante lo que consideran blasfemia, y llaman herejes a unos y cómplices a otros, y reniegan del revisionismo diafrazándolo de independentismo atroz, y lo impugnan ante inquisidores vestidos con togas para que el sacrilegio no quede impune. Y todo ello, a pesar de que el sacrilegio lleva en boga tres años con sus mil y pico días y, que se sepa, España aún no ha claudicado.

En 1932, misma campaña para otro Estatuto. 74 años los separan.. pero la soflama es idéntica.

En 1932, misma soflama contra el mismo Estatuto. 74 años nos contemplan, pero el sentimiento es el mismo.

No es que sea yo muy proclive a nacionalismos, ni territoriales ni estatales; el concepto de estado es tan discutible y difuso a veces que la mejor forma de abordar el tema es cuestionándolo desde el principio: nada es blanco o negro. Nada puede serlo en el contexto de la realidad, porque sólo unos pocos lo son. Y si alardeamos de demócratas, hay que reconocer que la “mayoría” en este país la conforma una amplia gama de grises.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 noviembre 2009 en Política, Sociedad

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: