RSS

La insoportable impunidad del ser

El fallo del juicio sobre las identificaciones de los fallecidos en el accidente del Yak-42 deja un sabor agridulce. Por un lado, los tres principales responsables (los directos) han sido condenados a penas de cárcel, lo cual sacia la sed de justicia de los familiares de las víctimas. Por otro, quien fuera responsable de los responsables primeros, el otrora ministro de Defensa, Federico Trillo, sale airoso del lance.
Federico_Trillo
Escudándose en que cualquier tiempo pasado fue peor, el actual titular de Justicia (amarga ironía) en el Congreso ha pasado de puntillas sobre el asunto, ignorando las voces que reclamaban responsabilidades, tanto desde dentro como desde fuera del proceso.

Lo que es evidente es que Trillo no podría jamás haber sido condenado ni absuelto, simplemente por el hecho irrefutable de que, en efecto, no estaba imputado en el delito. Después del fallo se ha despachado a gusto con la lapidaria frase: “respeto la decisión del tribunal, pero no la comparto”. Olé. No esperábamos menos, Don Federico..

rajoy3

No ganamos para disgustos, ¿eh, Mariano?

Dicen que entregó su dimisión a la dirección de su partido, aunque no fue aceptada. Pelillos a la mar, Fede, que tampoco es para tanto.. hay cosas peores, y mira que nunca pasa nada..

Porque, la verdad, es que nunca pasa nada.

El hecho de que un ministro -de lo que sea-, cometa un fallo garrafal, directa o indirectamente, en el que se vean amenazados valores como la credibilidad, la humanidad o la aptitud de un ministerio, y por ende otros tantos principios que trascienden ya a lo meramente ético y moral, como la seriedad, el duelo, el respeto a los muertos (y a los que continúan vivos), este hecho, decía, no es suficiente para que un político redima su culpa renunciando a su cargo público.

No es de extrañar, teniendo en cuenta la salvaje pelea interna que subyace en los cimientos del PP. Don mariano se empeña en quitar hierro a cualquier asunto que pueda manchar su ilusorio y cada vez menor liderazgo, y le resta importancia a cualquier atisbo de corrupción, espionajes varios, sobornos o imprudencias temerarias que puedan aflorar a su alrededor. Verdaderamente, lo temerario es no asumir las responsabilidades que se suponen en un cargo como el suyo, sobre el que pesa la mitad del voto español. Y refleja una estrechez de miras suprema la obstinación con la que tapa los escándalos, con ese talante absurdo de “to er mundo e güeno”. Porque, de alguna forma, está vinculando su futuro político con todos ellos. A Don Mariano le crecen los enanos.. o, mejor dicho, los “nanos”..

Dos de los "nanos", bien creciditos..

Dos de los "nanos", bien creciditos..

Así pues, confiando en la buena salud de la democracia, y también en la existencia de justicia, me atrevería a vaticinar que Don Mariano no será jamás presidente. Ni siquiera en su propios feudos..

"..uno de voshotrosh me traicionará eshta noche.."

"..uno de voshotrosh me traicionará eshta noche.."

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , ,

Entre siempre y jamás

Benedetti

Entre siempre y jamás
el rumbo el mundo oscilan
y ya que amor y odio
nos vuelven categóricos
pongamos etiquetas
de rutina y tanteo

– jamás volveré a verte
– unidos para siempre
– no morirán jamás
– siempre y cuando me admitan
– jamás de los jamases
– (y hasta la fe dialéctica
de) por siempre jamás
– etcétera etcétera

de acuerdo
pero en tanto
que un siempre abre un futuro
y un jamás se hace un abismo
mi siempre puede ser
jamás de otros tantos

siempre es una meseta
con borde con final
jamás es una oscura
caverna de imposibles
y sin embargo a veces
nos ayuda un indicio

que cada siempre lleva
su hueso de jamás
que los jamases tienen
arrebatos de siempres

así
incansablemente
insobornablemente
entre siempre y jamás
fluye la vida insomne
pasan los grandes ojos
abiertos de la vida.

Mario Benedetti

1920 – 2009

..y en efecto, Mario; tu siempre será que jamás te olvidaremos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 mayo 2009 en Cultura

 

Good Bye, Spain!

Muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando, antes de comenzar la final de Copa, varios sectores del público que abarrotaba Mestalla, seguidores de Barça y Athletic, silbaron y abuchearon el himno de España. Incluso llegué a escuchar de boca de algún locutor radiofónico que para él mismo, que no se tenía por patriota pero sí creía en el respeto a algunos símbolos, aquello representaba un insulto bastante grave.

Lo mismo debieron pensar muchos turcos cuando, en el partido que España jugó contra ellos en casa no hace muchos días, un sector de las gradas silbó y abucheó su himno nacional.

En ambos casos, el mismo incidente tiene distintas repercusiones. En el caso de Turquía, pudo acarrear algún conflicto diplomático (poniéndose uno en el extremo), o al menos, decir muy poco sobre la hospitalidad y el respeto del pueblo español. En el caso de Mestalla, constatar tan solo la enorme brecha existente entre una buena parte de los españoles y lo que algunos se empecinan en seguir llamando España..

Porque ¿acaso no es esta la demostración de que aquel fundamento de estado español está pasado de moda y en importante declive? Funcionamos con el mismo modelo político de hace treinta años, modelo que sirvió para “tapar” un régimen de derechas y en el cual todos los españoles nos volvimos iguales ante la Constitución, sin distinción de razas, credos, clase social o pensamiento.

Y es que treinta años dan para mucho. Por ejemplo, para que todas las filias y las fobias que yacían latentes en los corazones de las minorías aflorasen y fructificaran, a lo largo del tiempo, arropados por el benigno clima de la democracia y del entendimiento. Por eso ahora tenemos leyes que hablan de paridad, de aborto, de matrimonios gays, y una larga lista de reconocimientos de los derechos de unos y otros que nos hacen todavía si cabe más grandes y fuertes, moralmente hablando. Ocurre que los nacionalismos forman parte de estas minorías (minorías mayoritarias, y perdonen la paradoja), pero el tinte político que adoptaran en su día sus reivindicaciones se debió, en gran parte, al uso que los propios políticos le dieron a sentimientos que eran más del pueblo que de ellos mismos. Se politizó una identidad nacional. Una cultura. Y todo ello a pesar de (¿o por culpa de?) ciertas ideas que se nos impusieron como buenas e inamovibles tanto tiempo atrás, y que sobrevivieron al cambio y a la transición. Es el caso de ciertos símbolos, como el que refería el locutor de radio ante la pitada del himno, que permanecen en nuestro subconsciente sí o sí, impuestos desde la cuna, a pesar de los pesares.

Porque el españolismo es, quizá, uno de los grandes lastres con los que España debe cargar. Es una herencia de aquel “una, grande, libre” que tanto se estilaba en los tiempos de Paco y que aún perdura, mal que nos pese a algunos. Porque ¿qué tiene que ver un andaluz con un gallego? ¿Y un canario con un leonés? ¿Un catalán con un madrileño? Aún diría más: ¿y un inglés con un madrileño? Salvo en lo cotidiano, absolutamente nada. Formas de pensar distintas, culturas distintas, incluso lenguas distintas. Unos se procuran la protección del catalán o el euskera y otros la del bable, o el llionés, o el galego, el castúo, el valenciano, o incluso más recientemente el andaluz. En Canarias llaman “godos” a los peninsulares. Identidades nacionales completamente distintas. Se intentó remendar este roto en el españolismo a base de autonomías, y el modelo ha perdurado, con mejor o peor salud, hasta nuestros días. Pero quizá haya llegado el momento de revisar el modelo, si bien muchas de las voces que claman a favor de esta idea hayan sido acalladas por los sectores más reaccionarios de la política y por la cobardía de aquellos que temen ser tachados de republicanos.. pero ¿no habrá llegado el tiempo de una República Federal, o algún modelo similar, en el que se olviden viejos rencores y se mantengan los valores de solidaridad y cohesión que tan bien han funcionado hasta ahora? ¿No aplacaría esta decisión las furias independentistas y los viejos rencores nacionalistas? Imponer a la fuerza un himno, un rey o una bandera, en los tiempos que corren, roza el absurdo. Porque la cuestión no es tanto política o económica como social, me temo. Y alimenta además el fuego de la xenofobia entre los que se supone deberían afrontar el futuro unidos. Así que me parece mucho más grave que silbemos el himno turco, mucho más, que silbar el propio; no deja de ser esta una actitud de protesta ante lo que algunos consideran, consideramos, la continuación de un estatus anacrónico. Una protesta desde dentro.

Algunos aprovecharon para hacer patria

Algunos aprovecharon para hacer patria

Y todo mi respeto hacia los que algunos tachan de poco españoles, hermanos vascos y catalanes en este caso, pero también manchegos, galegos, canarios, andaluces, cántabros, leoneses, aragoneses, navarros, murcianos, valencianos, baleares y asturianos. Porque ¿a cuántos de los que portan una bandera del Principado de Asturias cuando corre Alonso se les tilda de nacionalistas o de falta de respeto a la bandera?

 
1 comentario

Publicado por en 14 mayo 2009 en Política, Sociedad

 

Etiquetas: , , ,

A ver si espabilamos

Insisten nuestros mandatarios en seguir parcheando la economía a base de inyecciones –“letales” para las arcas públicas- de dinero gubernamental y de seguir tirando de la tensa cuerda del proteccionismo social, pero nuestra economía sigue varada en los lodos de la zozobra inmobiliaria, y de ahí va a ser muy difícil sacarla, como ya nos han dicho por activa y por pasiva todas las instituciones de referencia (como la UE o el FMI).

Haciendo honor a la terquedad española, nos empeñamos en esperar la mejora de la salud laboral nacional y permanecemos agazapados, con las manos en la cabeza y la esperanza de que, finalmente, el cielo no caiga sobre nosotros y nos aplaste. Hay más de cuatro millones de parados, lo cual dobla la cantidad de los que ya teníamos hace un par de años. Es momento de reflexionar.

Primero: ¿de dónde salen dos millones de nuevos parados? Nos dicen los expertos que, cuando la enorme burbuja de cuento de hadas (para algunos) del negocio inmobiliario estalló, lo hizo tanto en la cara de las promotoras como en la de las financieras, los bancos, las agencias y las productoras de recursos (ladrillo, cemento, etcétera) y otras agencias de servicios, incluyendo grandes, medianas y pequeñas empresas.. se pudo comprobar, mal que les pese a algunos, que aquello de la especulación del ladrillo salió rana. Pero que muy rana. Así que no es difícil imaginar que un gran porcentaje de estos parados los “escupió” aquel hundimiento financiero.

Dios salve al ladrillo

Dios salve al ladrillo

Esto, unido al hecho irrefutable de que, cada vez más, el obrero en España se está convirtiendo en esclavo del sistema, complicó muchísimo las cosas. Dado que el Gobierno (el de antes y el de ahora) bendijo y arropó, hasta hacerlo suyo, el modelo neoliberal capitalista salvaje en funciones, y se olvidó del bienestar social acosándonos con el encarecimiento de bienes de consumo tan básicos como la vivienda, de las pocas opciones que se ofrecían la gran mayoría de la población (esto es, mucha gente) se lapidó a sí misma cuando eligió firmar una hipoteca por cantidades grotescas en plazos surrealistas. Una de las grandes bazas que se manejaban entre el ciudadano de a pie era la de que lo que compraban (una vivienda) era un activo seguro; algo que jamás podría perder valor, y se equivocaron.

Habían caído en la trampa: una deuda mensual que debían saldar sí o sí, con la que se comprometían durante veinte, treinta o cuarenta años, cuando no cincuenta, auspiciados por el inequívoco seguro de que si compraron por diez, en el peor de los casos, podrían vender por veinte. Y mientras tanto, en las empresas, sabedores los patronos de que su proletariado necesitaba trabajar a toda costa, apretaban su puño cuanto podían, mientras los trabajadores callaban y rezaban aquello de “Virgencita, que me quede como estoy”..

¿Quién tuvo la culpa aquí? ¿Los gobiernos, por no saber encauzar la sociedad hacia un modelo de bienestar sostenible? ¿González, por haber firmado junto a los sindicatos hace mucho, mucho tiempo, la dilapidación absoluta de los derechos del trabajador? ¿Zapatero? ¿El modelo neoliberal? ¿La omnipotente mano de los cuatro poderes?

La respuesta es mucho más sencilla, y es, a la vez, complicada en su aplicación. Porque la respuesta la tiene el propio pueblo, el obrero, que sin darse cuenta ha vuelto a las posiciones de clarísima desventaja que sufría hace más de cien años. Y esta involución la ha propiciado él, y solamente él. La ilusoria sensación de aburguesamiento que ha sufrido durante los últimos quince años ha resultado ser su piedra de toque, su punto flaco. Tener una casa, un coche, una familia.. demasiadas cadenas para una vida en la que se nos cierran vías de escape, en la que las opciones son cada vez menos y más agresivas.

El modelo que se nos ha vendido solo beneficiaba a unos cuantos, y hemos tenido que probar las hieles del fracaso para abrir los ojos, así que (y esta es mi reflexión final): ¿no sería más rentable, a largo plazo, dejar de proteger el ladrillo, cambiar mentalidades hacia puntos de vista menos tradicionales, fomentar el alquiler frente a la propiedad (como en el resto de Europa), y frenar el expansionismo y el capitalismo salvaje, dotando de mayor poder adquisitivo y mayor seguridad laboral al obrero, aún a costa de recortar los beneficios de los sobreprotegidos empresarios? ¿No sería más factible, a corto y medio plazo, invertir más dinero en formación, I+D, nuevas energías (por ejemplo, como ya se está haciendo en Andalucía, y con resultados más que aceptables), y cambiar de ese modo la absurda concepción de que la economía de un país ha de sostenerse sobre ladrillos e hipotecas, herencia del franquismo y de la España más rancia y antediluviana? ¿No sería más fiable, a corto, medio, y largo plazo, tratar de desmontar un modelo a todas luces equivocado, y sustituirlo por otro en el que prime el bienestar de la mayoría, que al fin y al cabo es uno de los fundamentos de esta mal llamada democracia?

 
 

Etiquetas: , , , ,

Cubrámonos de Gloria

Lo han vuelto hacer.. el afán recaudatorio de las aves de rapiña de la SGAE cobró un dinero (tan “solo” 5.629 euros) a una familia almeriense, en concepto de derechos de autor, por un concierto de Bisbal, aún cuando se trataba de una actuación benéfica para recaudar fondos a favor del joven Juanma López Fenoy, aquejado del síndrome de Alexander. Tuvieron que pasar diez días y que el hecho se aireara en la prensa para que la Sociedad reculara y le devolviera los dineros al chaval.

Ramoncín, ese pirata

Ramoncín, ese pirata

La pregunta ahora es: ¿lo hubieran devuelto si los medios no se hubiesen hecho eco de tamaño atropello? Cuesta creer que una organización tan altruista, que se dice protectora a ultranza de los derechos de artistas y creadores nacionales –a cualquier precio-, sea tan poco solidaria con otra causa que, si bien no protege al autor, trata de proteger al menos la vida de una persona, como en el caso del joven Juanma López. La SGAE argumenta en su defensa que los propios músicos, Bisbal incluido, tenían que haber firmado por escrito su renuncia a las cantidades por derechos. ¿No podrían haber sospechado sus eminentes inteligencias que se trataba de un acto benéfico al no existir hecho contractual alguno que vinculara a músicos y familiares de Juanma? Quizá el error de este chaval fue no haberse asociado antes a la SGAE.. Aunque, un momento: yo, como creador que fui en su día, y merced a una mala información sobre el registro de la propiedad intelectual, me asocié, y ahora que lo pienso tampoco me salvo de pagar el canon.. aunque también es verdad que jamás vi un duro de lo poco que ya de por sí reportó mi obra..

En fin, hermanos artistas: creemos, actuemos, deleitemos los sentidos del público con nuestro arte; que detrás de nosotros llegará arrastrándose la insufrible levedad de la SGAE y sus tentáculos manchados de infamia y ciega codicia para recaudar todo lo posible por lo que nosotros produzcamos. Cuán sabios han sido nuestros mayores (artísticamente hablando), que en lugar de renovarse o morir prefirieron robar para subsistir. Y qué mala suerte la nuestra, que el gobierno que se dice rojo se queda en sonrojo al arropar a estos indeseables.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 mayo 2009 en Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , ,

SINDEsperdicio

Hoy me contaba una amiga que tiene un amigo en un sello discográfico y que éste se lamentaba de lo poco que le quedaba a la industria del disco si el rumbo de ciertas cosas no cambiaba. Muy parecido a lo que se revindicaba desde la industria del cine, o de la radio, cuando nació la televisión y proliferó en los hogares de todo el mundo. No hace tanto tiempo, el cine español se quejaba del poquito público que iba a visionar los productos patrios a las salas.. vamos, que la queja, el sufrimiento, ese lamento estertóreo que profería este amigo a mi amiga, no es nada nuevo..

Porque el cine (en general) goza de una salud inmejorable a día de hoy, puesto que todavía nos encanta ese mágico lugar que es la sala de cine, con su pantalla gigantesca, ese sonido envolvente y la comodidad de sus butacas; porque también sigue envolviéndonos la magia de la radio; porque han tenido que llegar nuevos cineastas al panorama nacional y darle unas cuantas vueltas para que volvamos a interesarnos por el cine de aquí. Porque, como en todo en esta vida, los cambios asustan, sí, pero a la larga siempre enriquecen.. alguien dijo alguna vez: “reciclarse o morir”.

Por eso me suenan a lamento de Boabdil el Chico en Granada estos lloros de las discográficas, quienes, no contentas con llamar pirata a toda una comunidad de internautas (no puedo concretar la cifra, pero hablo de la comunidad global), cargan fiscalmente soportes multimedia y reproductores en general, presumiendo que todos los que usemos un compact disc o una impresora vamos a copiar música o libros, en lugar de almacenar las fotos de Semana Santa o imprimirlas para que las vea la abuela. Dentro de poco, cargarán también los lápices y los folios, amparándose en la posibilidad de que copiemos El Quijote  a mano alzada. Si no, ya verán..

pirata

El hecho de que artistas venidos a menos no hayan querido o hayan sido incapaces de reciclarse (amigo Ramoncín, amigo Teddy Bautista, amigo Víctor Manuel, etc.) y se dediquen a chupar del frasco a costa del resto de los mortales no deja de asombrarme. Bien es verdad que en una sociedad en la que la economía parasitaria está a la orden del día (gasolinas más caras en vísperas de grandes desplazamientos, facturación de energía engañosa para cobrar consumos antiguos con precios nuevos e inflados, y otro largo etcétera) no íbamos a notar que nos apretaran las tuercas un poquito más; por eso existe este canon, siempre arropado por el Gobierno de turno.

Gobierno éste que nos ha tocado un tanto ambiguo en cuanto a ejercicio de las libertades; pues si bien presumen de ello, a la hora de defender los derechos de sus ciudadanos solo lo hacen con los de los lobbies que les aprietan las tuercas. Dicho sea de paso, a ver cuándo nos damos cuenta los ciudadanos de que nosotros también podemos ser un lobby. ¡Ah! Que si nos negamos a pagar, no reportamos ningún beneficio, y entonces ya no somos un lobby. Pues es verdad..

En fin.. el siguiente paso de la marea pro-derechos de autor, en cuyo adalid parece haberse erigido el presidente del Gobierno, ha sido clavarnos un puñal a los piratas internautas en forma de grácil doncella de nombre de fábula: Ángeles González Sinde, flamante ministra de Cultura por la Gracia de Zapatero, que de gracioso solo tiene el rostro. Doncella ésta que antes de ser ministra fue cineasta, y que soltó una arenga contra los piratas y el peer to peer en una de las últimas ediciones de los Premios Goya. Estos artistas, siempre tan combativos..

La grácil doncella despotricando contra el p2p

La grácil doncella despotricando contra el p2p

El caso es que la comunidad internauta está con el agua al cuello, pues parece que en cualquier momento va a caer sobre ella (sobre todos nosotros) la mano castigadora de la Ley, y se nos va a acabar el chollo pirata por siempre jamás. En Francia ya han intentado algo parecido, aunque la cosa no ha dado su fruto todavía, quizás por culpa de que instaurar una ley de estas características resulta harto complejo, y sobre todo, muy caro. A ver qué pasa..

No sé.. quizá esté mal hecho eso de escuchar un disco antes de comprarlo para que no le den a uno gato por liebre, o quizá la culpa de que no se compren discos la tienen los precios. Hace poco, Prince (o como quiera que se llame ahora) distribuyó su último trabajo a espaldas de las discográficas, valiéndose de un acuerdo comercial con un periódico británico en el cual todos salían ganando: el periódico en ventas; el artista en posteriores bolos y conciertos gracias a la promoción del disco. Ese es un ejemplo; hay otros como el de Radiohead, que colgaron su último disco en la red y lo vendieron al usuario por la voluntad (los donativos oscilaron desde el centavo a los veinte dólares; promediaron ocho dólares por descarga), y no les salió nada mal la jugada. Y, sin ir más lejos, seguro que Pau Donés y los suyos llevaban mucho tiempo sin vender tantos discos como los que distribuyeron junto a El País hace unas semanas. Habrá que preguntarles cómo fue la experiencia. Aunque claro, Jarabe de Palo no son ni Prince ni Radiohead..

La reflexión final es: ¿no será que la anquilosada, incrustada y antediluviana industria discográfica necesita reciclarse, y no liarse a dentelladas con unos y con otros para seguir sacando tajada? Uno de sus principales slogans anti piratería es: no mates la música. ¡Como si toda la música tuviera que pasar por ellos a la fuerza! ¡Como si la música no existiera por derecho propio, miles de años antes de que apareciera el primer sello! ¡Como si no hubiéramos superado, gracias a la tecnología, todos los escollos de grabación, edición y distribución de la música, que antes había de efectuarse siempre a través de los sellos! Es cuestión de tiempo, señores artistas, señora ministra, señor presidente, que se imponga la cordura y se vean obligados a reciclarse. Teddy Bautista de iluminador en conciertos, Víctor Manuel escribiendo en algún blog, y Ramoncín.. esto.. a ver.. ¿de empleado en un Kentucky Fried Chicken?

Ramoncín, recíclate o muere. Bueno, mejor, muere, a secas

Ramoncín, recíclate o muere. Bueno, mejor, muere, a secas

Entonces sí que habría un legítimo Rey del Pollo Frito.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 abril 2009 en Política, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

Los que tienen que servir

Como el patetismo más absoluto ya se había instalado hace años en la esfera política, parece que cualquier nuevo asunto con que nos sorprenden nuestros democráticamente electos representantes nos suena tan viejo y monótono como todos los anteriores. Bueno, no sé si se ha convertido en costumbre, pero lo cierto es que cualquier movimiento de unos es dilapidado por los otros sistemáticamente; así que la crispación va en aumento. Asombra la incapacidad de propios y extraños para adoptar acuerdos en cuestiones tan de sentido común como la crisis, la retirada de tropas, la corrupción o el paro, por ejemplo. Dos grandes bloques, y unos cuantos más pequeños, pero el caso es que cada cual barre para su propia casa. Y entre medias, el ciudadano de a pie, con una inmensa interrogante sobre su cabeza: “¿pero qué demonios…?”

El Tío Sam y su dedo acusador

El Tío Sam y su dedo acusador

La penúltima chispa ha saltado con la retirada de España de la República Independiente de Kosovo. Una retirada “por la puerta de atrás”, “nada diplomática”; una despedida a la francesa, vaya. Por supuesto que las críticas son siempre bien recibidas, pero sacarle pegas a todo, aparte de ser el modus operandi de los infelices, dice muy poco a favor de los que se supone son la alternativa de gobierno de este país.

La verdad es que la maniobra del Gobierno ha sido visto y no visto: un verdadero ataque relámpago a nuestros aliados en la OTAN y un movimiento maestro para salir en la foto de los viernes, que es algo que al parecer permanece mucho menos tiempo en los engramas del pueblo llano por aquello de la inmediatez del fin de semana, o al menos deja menos espacio a la reacción. Es como lo de los despidos; mucho mejor los viernes.

La situación en Kosovo de un estado como el español, con varios frentes independentistas abiertos y activos, tras la declaración unilateral de independencia de la región balcánica, se convertía en incómoda e iba contra los principios unionistas más elementales de los que se hacen gala en este país, en el que poco o nada tiene que ver un gallego con un canario, o un catalán con un asturiano. Pero esto es harina de otro costal.. podría decirse que España no ha hecho sino lo que tenía que hacer, dado que se había quedado sola después de la dichosa independencia.

do-we-canLa segunda lectura de este tema es la inverosímil respuesta de la oposición: llegamos a escuchar en boca de un aforado en el congreso la frase “lo único que consiguen ustedes [con la retirada de tropas de Kosovo] es hacer enfadar al Señor Obama“, y otra serie de acusaciones, más o menos justificadas, hacia la ministra de Defensa y el Gobierno en general. ¡”Señor Obama”! dice, y se queda tan pancho. No sé si dicho adrede, pero ¿no le encuentran un punto servil a eso de “Señor Obama”? Nadie pareció advertir el detalle entre los que allí estaban (el Congreso presentó un aforo casi completo esa mañana, cosa inédita), pero si uno se para a pensar, recapitula cómo ha sido nuestra relación con los americanos durante los últimos años, y se plantea cómo debería ser realmente, si quisiéramos que fuera, al menos, provechosa para España. Porque ¿de qué sirve el servilismo, si me permiten la redundancia? ¿Compensa esta postura internacionalmente? ¿Debemos postrarnos ante América y acatar órdenes en cada arrebato imperialista? No me negarán que es algo frustrante que vayamos a recoger los pedazos de lo que ellos se encarguen de destrozar.. llámenlo equis. O que aceptemos presos políticos, los que ellos no quieren tener cerca; o los que un presidente no podría tener cerca porque su popularidad caería en picado. No sé qué pensarán ustedes, pero yo de repente me siento un objeto.

yes-we-can

Otra pieza más de la maquinaria yanki. A veces una papelera, y a veces su perro guardián. Además, al parecer les hemos prometido que enviaremos más hombres y mujeres a Afganistán en contrapartida. Huele a miedo. Entonces, es verdad. El Señor Obama da miedo. Y España reacciona ante ese miedo con un servilismo ciertamente arrastrado, casi pueril, diría. Las comparaciones siempre fueron odiosas, pero ahí están Reino Unido, Alemania, Francia o incluso Italia, donde al menos yo no observo este comportamiento.

Así que uno escucha en su cabeza los ecos de tan desafortunada afirmación, la de “Señor Obama”, y se acuerda de la foto de aquel trío nefasto en las Azores, y de  cómo España fue arrastrada al conflicto de Irak, al margen de toda legalidad internacional existente; justo cuando esta oposición que ahora tanto critica todavía era Gobierno. Qué poca autoridad moral, y cuánta demagogia. Ah, y cuánto servilismo..

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo 2009 en Política

 

Etiquetas: , , , , , ,