RSS

Archivo de la etiqueta: aborto

La asignatura pendiente de Jesús

¿Conocéis la historia de Jesús? Seguro que sí. Unos la conoceréis más que otros. España ha sido por muchos siglos cristiana y católica; solo durante los cuatro últimos lustros se ha desencadenado la secularización que tanto preocupa a los jerarcas de la Iglesia. No es mi intención ponerme estupendo ni pedante, solo quiero referir aquí un capítulo de la Biblia, muy cortito, para explicarme después:

Jesús fue un gran tipo. Un guía inspirado, un visionario, un loco entrañable. Llamadle como queráis. Uno de los pocos episodios del Nuevo Testamento en los que se narra que Jesús perdió los nervios fue aquel en que expulsó  a los mercaderes del Templo de Herodes, en Jerusalén.

Cuenta el apóstol Juan en su evangelio que «estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén, y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.» Los cambistas eran comerciantes que se ocupaban de cambiar divisas; los fieles debían pagar una ofrenda al Templo al cumplir los veinte, y no estaba permitido que se hiciese en moneda romana, de ahí que hubiera cambistas. Por otro lado, durante la pascua judía era costumbre el realizar un sacrificio: los ricos llevaban ovejas o bueyes, y la gente más humilde, palomas. Esto explica el por qué se hallaban allí los mercaderes.
El problema más grave que halló Jesús en el Templo fue que los cambistas cobraban una comisión muy alta por su trabajo, y de otro lado, tanto Anás como Caifás, sacerdotes del Templo, ponían inconvenientes a los animales traídos de fuera por los fieles y les obligaban a comprárselos a los mercaderes del templo, a precios desorbitados.
Al ver  el Templo convertido en un bazar oriental con el beneplácito de los sacerdotes, Jesús improvisó un flagelo con unas cuerdas y derribó los puestos de los cambistas, desparramando las monedas por el suelo, echó a los mercaderes y a sus rebaños y trasegó los puestos de palomas, diciendo «No hagáis de la casa de mi Padre una casa de contratación», mientras que Juan, en su narración, refiere además al profeta Jeremías, que apostillaba: «¿Es por ventura cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta Casa, sobre la cual es llamado mi nombre?».
El revuelo causado por Jesús provocó que, finalmente, fuera capturado, torturado y crucificado.
Ni Jerusalén ni Roma permitían ofensas de tal calibre a su autoridad.


Este episodio, que ha sido interpretado siempre desde un punto de vista ejemplarizante sobre el respeto a los lugares sagrados y también como excusa para la glorificación y mitificación de Jesús, viene al pelo a día de hoy para tirar de las orejas a toda esa masa de católicos aférrimos que vienen en masa a Madrid para estar con el Papa, para ver al Papa, para escuchar al Papa. Viene al pelo para preguntarles a quién siguen, si a Jesús o al hombre que ostenta el título de representante de Jesús. Para recordarles que hay muchos sacerdotes que todavía siguen el ejemplo de Jesús (los llaman bases cristianas) y ven con recelo el lujo, el poder y la ostentación de una Iglesia Católica erigida en Estado Vaticano, recelo que comparte cada día más y más gente, desde el más ateo hasta el más cristiano, porque la verdad y la justicia no entienden de credos ni de dogmas.

Porque la demostración de poder que en estos días está invadiendo la capital de España contrasta con la situación de paro, pobreza y miseria en la que están sumergidos muchos españoles, y no ya españoles, sino europeos, americanos y, ahora más que nunca, africanos.

Los 50 millones de euros que cuesta la visita, independientemente del mantra repetido hasta la saciedad de que es un negocio rentable, podrían haber sido destinados al Cuerno de África y haber salvado vidas, vidas de niños que son abandonados en las cunetas y mueren de hambre cada minuto, mientras aquellos que predican el amor por el prójimo prefieren mirarse el ombligo en grandes fastos y demostraciones de poder tan banas como innecesarias. La Iglesia Católica, como los grandes partidos políticos, ha olvidado hace mucho tiempo la esencia de su ser, su leit motiv, la razón última de su existencia: las personas.

Soy cristiano, me han educado como tal, y no reniego de los valores que mis padres y abuelos me inculcaron porque me han ayudado a vivir, a respetar y a amar a los demás, como lo hizo Jesús. Pero sí reniego de esta Iglesia. Reniego de su poder, de su riqueza, de su egoísmo y del tabú que se erige en torno a ella: no puedes criticarla, no puedes tocarla, no puedes ir en su contra. La Iglesia resta en lugar de sumar, y luego se queja de que cada vez hay menos fieles. Incurre en los mismos errores que los políticos. A largo plazo, traerá consecuencias.


Si Jesús viera en qué se ha convertido la Iglesia, cogería de nuevo el flagelo y volvería a expulsar del templo a mercaderes y cambistas, a especuladores, y a tantos Anás y Caifás como hay instalados en la jerarquía enfangada del Vaticano. Aunque, probablemente, el nuevo poder de Roma volvería a pedirle cuentas. Y se repetiría la historia.

 
1 comentario

Publicado por en 18 agosto 2011 en Cultura, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

En el nombre de.. ¿la madre?

(..o de cómo, sin darnos cuenta, pasamos de las procesiones a las manifestaciones)

Portavoz de la Conferencia Episcopal con la campaña en la mano

Portavoz de la Conferencia Episcopal con la campaña en la mano

Como si de un cuento de “el mundo al revés” se tratara, la Iglesia aboga otra vez por adoctrinar a infieles y escépticos por la vía del grito en el cielo. Esta vez, empero, pasando incluso de las soflamas incendiarias desde el púlpito a otro tipo de guerrilla, la propagandística, inyectando en carteles y marquesinas la idea de que las bestias en este país tienen  más derechos y están más protegidas que los vástagos de sus ciudadanos.

Sin querer entrar a valorar la moralidad o inmoralidad del aborto, y dando por hecho que la decisión final es siempre de la madre, podríamos considerar como lícito e incluso apropiado que aquellas que decidan interrumpir su embarazo cuenten con garantías legales y sociales de que pueden hacerlo. El resto, las mujeres que deciden ser madres, ya cuentan con estas garantías. De modo que negárselas a las otras sería discriminarlas, de facto.

Además, no se trata, señores prelados y demás jerarcas, de abrir la veda y que el aborto se transforme en deporte nacional; muy al contrario. Abortar es un derecho, no una obligación; y, créanme, por muy frívola que pueda parecerles la sociedad actual dudo mucho que el aborto pudiera llegar a ser una moda. Tan solo se trata de revisar una ley ya existente, anquilosada en su arcaica forma y contenido; de adaptarla a los casos reales que ya se han constatado después de varios lustros de su existencia. De matizar verdades absolutas y convertirlas en leyes más humanas que contemplan todas las variables; porque, a fin de cuentas, cada caso es único y no puede tratarse de forma estandarizada.

"Benditos sean los enfermos, por no haber usado condón", dice el afable e ignorante Benedicto ante los cadáveres por la epidemia.

"Benditos sean los enfermos, por no haber usado condón", dice el afable e ignorante Benedicto ante los cadáveres por la epidemia.

Los nuncios y obispos, que últimamente han cambiado aquello de “a Dios rogando” por lo de “con el mazo dando”, han vuelto a tirar de terrorismo institucional y a pervertir el ideario católico cambiando niños por linces, para tratar de adaptar a su turba incondicional en particular y a la sociedad en general a sus necesidades doctrinales y pastorales. No cejan en el empeño de transformar al hombre en santo, a la mujer en virgen y al niño en mártir, y no dudan para ello en cuestionar la moralidad de todo si ese todo no se acerca a sus trasnochadas ocurrencias de perogrullo, como aquella que soltó Benedicto XVI acerca de los preservativos y el SIDA en su última gira africana. ¡Perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen!

Cuestionan los obispos la moralidad de todo y de paso se filtra que la campaña pro-vida y anti-abortista que abanderan le ha costado a las arcas de la Santa Madre Iglesia la inmoral cifra de 250.000 euros. Ahí es nada. Claro que no me extraña que prefieran gastar el dinero de los fieles en condenar una ley -sobre la cual no tienen oficio ni beneficio- que precisamente en beneficencia, lucha contra el hambre o simple caridad cristiana. Esto es, como decía, un cuento de “el mundo al revés”.. y como remate: animan a los fieles a “manifestarse” en contra del aborto durante la semana santa, semana en la que, si no me equivoco, ya se iban a “manifestar” de todos modos.. ¿se imaginan ustedes a los cientos de imágenes de vírgenes y cristos varios desfilando con una pancarta en lugar de la cruz? Hombre, como primera página del “Mundo Insólito” no tendría precio, la verdad. Menos mal que la Iglesia le ha visto las orejas al lobo y ha decidido que con un discreto lazo blanco en el traje de cofrade ya era suficiente. Y menos mal que muchas de las cofradías que en principio iban a secundar este tipo de manifestaciones se han descolgado finalmente de tal despropósito..

Cosas veredes, amigo Sancho; la Santa Madre Iglesia se volvió pancartista

Cosas veredes, amigo Sancho; la Santa Madre Iglesia se volvió pancartista

Resulta raro ver a la antaño todopoderosa Madre Iglesia zozobrar moral y espiritualmente tras tantos años de estar en posiciones privilegiadas. No deja de ser extraño e inquietante que la institución más misógina y patriarcal de este país (y de muchos alrededor), después de continuas salidas de tono y manifestaciones varias, enarbole ahora el estandarte de la mujer, disfrazando el derecho a la vida de condena a otorgarla: confunden el derecho de la madre a decidir con la obligación de ésta a dar a luz. No deja de inquietar el hecho de que hayan cambiado su famoso “en el nombre del padre” por “en el nombre de la madre”.

Pues eso, hablando de especies protegidas..

Pues eso, hablando de especies protegidas..

 
1 comentario

Publicado por en 24 marzo 2009 en Sociedad

 

Etiquetas: , , , ,