RSS

Archivo de la etiqueta: manifestaciones

Es la hora

Cuatro años después del inicio de la mayor crisis financiera mundial. Cinco millones de parados más tarde. Casi un lustro después en que la indignación, la corrupción política, el atropello sistemático de derechos civiles y la mentira han terminado por socavar la paciencia de la ciudadanía.

Ya era hora.
De hecho, es la hora.

Es la hora de levantarse. De abrir mucho los ojos, de observar, de analizar. De gritar que no nos van a poder callar, de no volver a permitir que nos pisen la cabeza otra vez.
Y para ellos, para los políticos, es la peor hora.
La hora que estaban esperando, la del reparto del pastel, la de acaparar votos para el banquete electoral se ha oscurecido de repente. Quizá porque esta vez se han adivinado sus intenciones. Porque el ciudadano ya ha distinguido a la bestia bicéfala (PP-PSOE), ha aprendido que ese «quítate tú para ponerme yo» se estaba convirtiendo en un juego demasiado peligroso. Porque al final son los mismos perros, pero con distintos collares. La política socialista se ha aproximado, sobre todo en los últimos cuatro años, a la política popular (del PP), mientras que al PP se le ha dado de perlas el desgastar al rival a base de inacción y descalificación, y no la de ofrecer una alternativa real; cuestiones éstas que han acabado por indignar a los votantes -no militantes- de ambos partidos. Era cuestión de tiempo. Y cuando tanto unos como otros han demostrado no tener ningún interés en hacer política para el ciudadano sino de cara a los mercados, que han sido los causantes de esta crisis galopante, el ciudadano ha dicho BASTA.

Porque ya era hora.
De hecho, es la hora.

Hora de asustarles, de sacarles de sus emponzoñados cubiles municipales y autonómicos, de gritarles a la cara que no nos gustan. De dejarles muy claro que, o la cosa cambia, o no volverán a ocupar un cargo público. Hora de negarnos taxativamente a que un solo imputado en casos de corrupción vuelva a tener acceso al erario público, prohibirles que se salten la Ley con total impunidad, que utilicen su influencia para beneficiarse a la ciudadanía. Es la hora de buscar una alternativa. Y nuestras armas son los votos. Así que utilizadlas con cabeza. No sirve la abstención, no sirve el voto en blanco. Solo sirve sumar. Y que todo esto haya servido para algo.

Porque ahora es la hora.

 
 

Etiquetas: , , , , , , ,

En el nombre de.. ¿la madre?

(..o de cómo, sin darnos cuenta, pasamos de las procesiones a las manifestaciones)

Portavoz de la Conferencia Episcopal con la campaña en la mano

Portavoz de la Conferencia Episcopal con la campaña en la mano

Como si de un cuento de “el mundo al revés” se tratara, la Iglesia aboga otra vez por adoctrinar a infieles y escépticos por la vía del grito en el cielo. Esta vez, empero, pasando incluso de las soflamas incendiarias desde el púlpito a otro tipo de guerrilla, la propagandística, inyectando en carteles y marquesinas la idea de que las bestias en este país tienen  más derechos y están más protegidas que los vástagos de sus ciudadanos.

Sin querer entrar a valorar la moralidad o inmoralidad del aborto, y dando por hecho que la decisión final es siempre de la madre, podríamos considerar como lícito e incluso apropiado que aquellas que decidan interrumpir su embarazo cuenten con garantías legales y sociales de que pueden hacerlo. El resto, las mujeres que deciden ser madres, ya cuentan con estas garantías. De modo que negárselas a las otras sería discriminarlas, de facto.

Además, no se trata, señores prelados y demás jerarcas, de abrir la veda y que el aborto se transforme en deporte nacional; muy al contrario. Abortar es un derecho, no una obligación; y, créanme, por muy frívola que pueda parecerles la sociedad actual dudo mucho que el aborto pudiera llegar a ser una moda. Tan solo se trata de revisar una ley ya existente, anquilosada en su arcaica forma y contenido; de adaptarla a los casos reales que ya se han constatado después de varios lustros de su existencia. De matizar verdades absolutas y convertirlas en leyes más humanas que contemplan todas las variables; porque, a fin de cuentas, cada caso es único y no puede tratarse de forma estandarizada.

"Benditos sean los enfermos, por no haber usado condón", dice el afable e ignorante Benedicto ante los cadáveres por la epidemia.

"Benditos sean los enfermos, por no haber usado condón", dice el afable e ignorante Benedicto ante los cadáveres por la epidemia.

Los nuncios y obispos, que últimamente han cambiado aquello de “a Dios rogando” por lo de “con el mazo dando”, han vuelto a tirar de terrorismo institucional y a pervertir el ideario católico cambiando niños por linces, para tratar de adaptar a su turba incondicional en particular y a la sociedad en general a sus necesidades doctrinales y pastorales. No cejan en el empeño de transformar al hombre en santo, a la mujer en virgen y al niño en mártir, y no dudan para ello en cuestionar la moralidad de todo si ese todo no se acerca a sus trasnochadas ocurrencias de perogrullo, como aquella que soltó Benedicto XVI acerca de los preservativos y el SIDA en su última gira africana. ¡Perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen!

Cuestionan los obispos la moralidad de todo y de paso se filtra que la campaña pro-vida y anti-abortista que abanderan le ha costado a las arcas de la Santa Madre Iglesia la inmoral cifra de 250.000 euros. Ahí es nada. Claro que no me extraña que prefieran gastar el dinero de los fieles en condenar una ley -sobre la cual no tienen oficio ni beneficio- que precisamente en beneficencia, lucha contra el hambre o simple caridad cristiana. Esto es, como decía, un cuento de “el mundo al revés”.. y como remate: animan a los fieles a “manifestarse” en contra del aborto durante la semana santa, semana en la que, si no me equivoco, ya se iban a “manifestar” de todos modos.. ¿se imaginan ustedes a los cientos de imágenes de vírgenes y cristos varios desfilando con una pancarta en lugar de la cruz? Hombre, como primera página del “Mundo Insólito” no tendría precio, la verdad. Menos mal que la Iglesia le ha visto las orejas al lobo y ha decidido que con un discreto lazo blanco en el traje de cofrade ya era suficiente. Y menos mal que muchas de las cofradías que en principio iban a secundar este tipo de manifestaciones se han descolgado finalmente de tal despropósito..

Cosas veredes, amigo Sancho; la Santa Madre Iglesia se volvió pancartista

Cosas veredes, amigo Sancho; la Santa Madre Iglesia se volvió pancartista

Resulta raro ver a la antaño todopoderosa Madre Iglesia zozobrar moral y espiritualmente tras tantos años de estar en posiciones privilegiadas. No deja de ser extraño e inquietante que la institución más misógina y patriarcal de este país (y de muchos alrededor), después de continuas salidas de tono y manifestaciones varias, enarbole ahora el estandarte de la mujer, disfrazando el derecho a la vida de condena a otorgarla: confunden el derecho de la madre a decidir con la obligación de ésta a dar a luz. No deja de inquietar el hecho de que hayan cambiado su famoso “en el nombre del padre” por “en el nombre de la madre”.

Pues eso, hablando de especies protegidas..

Pues eso, hablando de especies protegidas..

 
1 comentario

Publicado por en 24 marzo 2009 en Sociedad

 

Etiquetas: , , , ,