RSS

Archivo de la etiqueta: tropas

La insoportable impunidad del ser

El fallo del juicio sobre las identificaciones de los fallecidos en el accidente del Yak-42 deja un sabor agridulce. Por un lado, los tres principales responsables (los directos) han sido condenados a penas de cárcel, lo cual sacia la sed de justicia de los familiares de las víctimas. Por otro, quien fuera responsable de los responsables primeros, el otrora ministro de Defensa, Federico Trillo, sale airoso del lance.
Federico_Trillo
Escudándose en que cualquier tiempo pasado fue peor, el actual titular de Justicia (amarga ironía) en el Congreso ha pasado de puntillas sobre el asunto, ignorando las voces que reclamaban responsabilidades, tanto desde dentro como desde fuera del proceso.

Lo que es evidente es que Trillo no podría jamás haber sido condenado ni absuelto, simplemente por el hecho irrefutable de que, en efecto, no estaba imputado en el delito. Después del fallo se ha despachado a gusto con la lapidaria frase: “respeto la decisión del tribunal, pero no la comparto”. Olé. No esperábamos menos, Don Federico..

rajoy3

No ganamos para disgustos, ¿eh, Mariano?

Dicen que entregó su dimisión a la dirección de su partido, aunque no fue aceptada. Pelillos a la mar, Fede, que tampoco es para tanto.. hay cosas peores, y mira que nunca pasa nada..

Porque, la verdad, es que nunca pasa nada.

El hecho de que un ministro -de lo que sea-, cometa un fallo garrafal, directa o indirectamente, en el que se vean amenazados valores como la credibilidad, la humanidad o la aptitud de un ministerio, y por ende otros tantos principios que trascienden ya a lo meramente ético y moral, como la seriedad, el duelo, el respeto a los muertos (y a los que continúan vivos), este hecho, decía, no es suficiente para que un político redima su culpa renunciando a su cargo público.

No es de extrañar, teniendo en cuenta la salvaje pelea interna que subyace en los cimientos del PP. Don mariano se empeña en quitar hierro a cualquier asunto que pueda manchar su ilusorio y cada vez menor liderazgo, y le resta importancia a cualquier atisbo de corrupción, espionajes varios, sobornos o imprudencias temerarias que puedan aflorar a su alrededor. Verdaderamente, lo temerario es no asumir las responsabilidades que se suponen en un cargo como el suyo, sobre el que pesa la mitad del voto español. Y refleja una estrechez de miras suprema la obstinación con la que tapa los escándalos, con ese talante absurdo de “to er mundo e güeno”. Porque, de alguna forma, está vinculando su futuro político con todos ellos. A Don Mariano le crecen los enanos.. o, mejor dicho, los “nanos”..

Dos de los "nanos", bien creciditos..

Dos de los "nanos", bien creciditos..

Así pues, confiando en la buena salud de la democracia, y también en la existencia de justicia, me atrevería a vaticinar que Don Mariano no será jamás presidente. Ni siquiera en su propios feudos..

"..uno de voshotrosh me traicionará eshta noche.."

"..uno de voshotrosh me traicionará eshta noche.."

 
 

Etiquetas: , , , ,

Los que tienen que servir

Como el patetismo más absoluto ya se había instalado hace años en la esfera política, parece que cualquier nuevo asunto con que nos sorprenden nuestros democráticamente electos representantes nos suena tan viejo y monótono como todos los anteriores. Bueno, no sé si se ha convertido en costumbre, pero lo cierto es que cualquier movimiento de unos es dilapidado por los otros sistemáticamente; así que la crispación va en aumento. Asombra la incapacidad de propios y extraños para adoptar acuerdos en cuestiones tan de sentido común como la crisis, la retirada de tropas, la corrupción o el paro, por ejemplo. Dos grandes bloques, y unos cuantos más pequeños, pero el caso es que cada cual barre para su propia casa. Y entre medias, el ciudadano de a pie, con una inmensa interrogante sobre su cabeza: “¿pero qué demonios…?”

El Tío Sam y su dedo acusador

El Tío Sam y su dedo acusador

La penúltima chispa ha saltado con la retirada de España de la República Independiente de Kosovo. Una retirada “por la puerta de atrás”, “nada diplomática”; una despedida a la francesa, vaya. Por supuesto que las críticas son siempre bien recibidas, pero sacarle pegas a todo, aparte de ser el modus operandi de los infelices, dice muy poco a favor de los que se supone son la alternativa de gobierno de este país.

La verdad es que la maniobra del Gobierno ha sido visto y no visto: un verdadero ataque relámpago a nuestros aliados en la OTAN y un movimiento maestro para salir en la foto de los viernes, que es algo que al parecer permanece mucho menos tiempo en los engramas del pueblo llano por aquello de la inmediatez del fin de semana, o al menos deja menos espacio a la reacción. Es como lo de los despidos; mucho mejor los viernes.

La situación en Kosovo de un estado como el español, con varios frentes independentistas abiertos y activos, tras la declaración unilateral de independencia de la región balcánica, se convertía en incómoda e iba contra los principios unionistas más elementales de los que se hacen gala en este país, en el que poco o nada tiene que ver un gallego con un canario, o un catalán con un asturiano. Pero esto es harina de otro costal.. podría decirse que España no ha hecho sino lo que tenía que hacer, dado que se había quedado sola después de la dichosa independencia.

do-we-canLa segunda lectura de este tema es la inverosímil respuesta de la oposición: llegamos a escuchar en boca de un aforado en el congreso la frase “lo único que consiguen ustedes [con la retirada de tropas de Kosovo] es hacer enfadar al Señor Obama“, y otra serie de acusaciones, más o menos justificadas, hacia la ministra de Defensa y el Gobierno en general. ¡”Señor Obama”! dice, y se queda tan pancho. No sé si dicho adrede, pero ¿no le encuentran un punto servil a eso de “Señor Obama”? Nadie pareció advertir el detalle entre los que allí estaban (el Congreso presentó un aforo casi completo esa mañana, cosa inédita), pero si uno se para a pensar, recapitula cómo ha sido nuestra relación con los americanos durante los últimos años, y se plantea cómo debería ser realmente, si quisiéramos que fuera, al menos, provechosa para España. Porque ¿de qué sirve el servilismo, si me permiten la redundancia? ¿Compensa esta postura internacionalmente? ¿Debemos postrarnos ante América y acatar órdenes en cada arrebato imperialista? No me negarán que es algo frustrante que vayamos a recoger los pedazos de lo que ellos se encarguen de destrozar.. llámenlo equis. O que aceptemos presos políticos, los que ellos no quieren tener cerca; o los que un presidente no podría tener cerca porque su popularidad caería en picado. No sé qué pensarán ustedes, pero yo de repente me siento un objeto.

yes-we-can

Otra pieza más de la maquinaria yanki. A veces una papelera, y a veces su perro guardián. Además, al parecer les hemos prometido que enviaremos más hombres y mujeres a Afganistán en contrapartida. Huele a miedo. Entonces, es verdad. El Señor Obama da miedo. Y España reacciona ante ese miedo con un servilismo ciertamente arrastrado, casi pueril, diría. Las comparaciones siempre fueron odiosas, pero ahí están Reino Unido, Alemania, Francia o incluso Italia, donde al menos yo no observo este comportamiento.

Así que uno escucha en su cabeza los ecos de tan desafortunada afirmación, la de “Señor Obama”, y se acuerda de la foto de aquel trío nefasto en las Azores, y de  cómo España fue arrastrada al conflicto de Irak, al margen de toda legalidad internacional existente; justo cuando esta oposición que ahora tanto critica todavía era Gobierno. Qué poca autoridad moral, y cuánta demagogia. Ah, y cuánto servilismo..

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo 2009 en Política

 

Etiquetas: , , , , , ,