RSS

Archivo de la etiqueta: Zapatero

Es la hora

Cuatro años después del inicio de la mayor crisis financiera mundial. Cinco millones de parados más tarde. Casi un lustro después en que la indignación, la corrupción política, el atropello sistemático de derechos civiles y la mentira han terminado por socavar la paciencia de la ciudadanía.

Ya era hora.
De hecho, es la hora.

Es la hora de levantarse. De abrir mucho los ojos, de observar, de analizar. De gritar que no nos van a poder callar, de no volver a permitir que nos pisen la cabeza otra vez.
Y para ellos, para los políticos, es la peor hora.
La hora que estaban esperando, la del reparto del pastel, la de acaparar votos para el banquete electoral se ha oscurecido de repente. Quizá porque esta vez se han adivinado sus intenciones. Porque el ciudadano ya ha distinguido a la bestia bicéfala (PP-PSOE), ha aprendido que ese «quítate tú para ponerme yo» se estaba convirtiendo en un juego demasiado peligroso. Porque al final son los mismos perros, pero con distintos collares. La política socialista se ha aproximado, sobre todo en los últimos cuatro años, a la política popular (del PP), mientras que al PP se le ha dado de perlas el desgastar al rival a base de inacción y descalificación, y no la de ofrecer una alternativa real; cuestiones éstas que han acabado por indignar a los votantes -no militantes- de ambos partidos. Era cuestión de tiempo. Y cuando tanto unos como otros han demostrado no tener ningún interés en hacer política para el ciudadano sino de cara a los mercados, que han sido los causantes de esta crisis galopante, el ciudadano ha dicho BASTA.

Porque ya era hora.
De hecho, es la hora.

Hora de asustarles, de sacarles de sus emponzoñados cubiles municipales y autonómicos, de gritarles a la cara que no nos gustan. De dejarles muy claro que, o la cosa cambia, o no volverán a ocupar un cargo público. Hora de negarnos taxativamente a que un solo imputado en casos de corrupción vuelva a tener acceso al erario público, prohibirles que se salten la Ley con total impunidad, que utilicen su influencia para beneficiarse a la ciudadanía. Es la hora de buscar una alternativa. Y nuestras armas son los votos. Así que utilizadlas con cabeza. No sirve la abstención, no sirve el voto en blanco. Solo sirve sumar. Y que todo esto haya servido para algo.

Porque ahora es la hora.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , , , , ,

Soberana Injusticia

De nuevo voces que claman por la unidad de este ser multivertebrado y quimérico al que unos protegen por hacerse valer, y otros muchos inventan males crónicos y agudos por hacerse notar.. menos mal que a esta España no nos la cargamos por muy burros que seamos ni por muchas barbaridades e improperios que vertamos sobre ella.

Hoy amanecían los quioscos catalanes con un editorial único en todos los diarios regionales: uno en el que se recordaba al Tribunal Constitucional la naturaleza popular y legítima del “nuevo” Estatuto de Catalunya, aprobado y refrendado por las Cámaras y el pueblo catalán. Hasta aquí, todo va bien..

.. hasta que a alguien se le ocurrió que el fenómeno del editorial conjunto podría convertirse en un arma de presión contra el TC, un intento último y desesperado de corromper el incorrupto corazón de los jueces e influir así en la deliberación final. Podría ser así, de no ser porque periódicos se venden todos los días, y sentencias se dictan todos los días, y que se sepa jamás un editorial de uno o varios periódicos influyó en ninguna sentencia de ningún tribunal.

Hablan mucho del catalanismo exacerbado; lo pintan de negro y le ponen una guadaña en la mano, nos lo enseñan como aquel ángel exterminador de los cuentos de antaño y lanzan después aquella soflama unionista de “España se rompe”. Y sin embargo, ante las presiones nacionalistas, el estado tensa más la cuerda, y lo tildamos de títere o marioneta si no actúa así. La cuestión es: ¿no será que a España la estamos rompiendo entre todos? Alimentamos el odio nacionalista imponiendo el centralismo a sangre y fuego: tan integristas son los unos como lo somos los otros. Por eso, cuando surge una revisión, una modificación de un estatuto con treinta años de antigüedad, que bien pudiera hacerse extensiva a otros textos coetáneos, todos se rasgan las vestiduras ante lo que consideran blasfemia, y llaman herejes a unos y cómplices a otros, y reniegan del revisionismo diafrazándolo de independentismo atroz, y lo impugnan ante inquisidores vestidos con togas para que el sacrilegio no quede impune. Y todo ello, a pesar de que el sacrilegio lleva en boga tres años con sus mil y pico días y, que se sepa, España aún no ha claudicado.

En 1932, misma campaña para otro Estatuto. 74 años los separan.. pero la soflama es idéntica.

En 1932, misma soflama contra el mismo Estatuto. 74 años nos contemplan, pero el sentimiento es el mismo.

No es que sea yo muy proclive a nacionalismos, ni territoriales ni estatales; el concepto de estado es tan discutible y difuso a veces que la mejor forma de abordar el tema es cuestionándolo desde el principio: nada es blanco o negro. Nada puede serlo en el contexto de la realidad, porque sólo unos pocos lo son. Y si alardeamos de demócratas, hay que reconocer que la “mayoría” en este país la conforma una amplia gama de grises.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 noviembre 2009 en Política, Sociedad

 

Etiquetas: , , ,

Terrorismo político (o las perlas de la vergüenza)

Pleno agosto, y las vacaciones se han llevado a las multitudes de las ciudades a las playas, a los montes y a los pueblos. Aunque lo cierto es que la realidad nunca se va de vacaciones. Permanece latente, viva; agazapada tras los parapetos de indiferencia y desinformación que, sin saberlo, crean las propias multitudes alrededor de sus paraísos temporales.

Lo extraño es que uno de los meses del año en los que nunca pasa nada sea, en esta ocasión, el elegido por la oposición para prender la mecha de la crispación (una vez más). Los políticos aparcan sus yates y sus paellitas al borde del mar durante un momento para que les graben unas declaraciones, sin opción a réplica inmediata, en las que vomitan, e incluso perpetran, perlas del peor calibre. Lo peor de cada casa está aflorando estos días de asueto, y el modus operandi de los criminales está dejando el listón de su honorabilidad y credibilidad a niveles inospechadamente bajos.

Sin desmerecer el bajo listón del gobierno, oigan, que también tienen lo suyo. No obstante, el nivel de racanería, ofuscamiento, desvergüenza y falta de respeto por el ciudadano que han sacado a relucir los primeros espadas de la oposición durante los últimos días, aparte de resultar patéticos y muy poco serios, son sin duda una batería de movimientos perfectamente orquestados por alguna mente diabólica (no creo que el mérito sea de Mariano) para tapar los últimos escándalos del partido. Esta voz está en la calle, no se crean.. no arrojo nimguna luz a este respecto, y, sin embargo, hay todavía votantes del PP que dan crédito a todo lo que Rajoy diga o desdiga.

Tira la piedra y esconde la mano

Tira la piedra y esconde la mano

Señores míos: raya la maldad más perversa despedirse de la prensa diciendo que España va directa al corralito, que el Estado hace escuchas ilegales en beneficio del PSOE, que las ayudas otrora inexistentes para el parado de larga duración son otro parche efectista del gobierno inepto que estamos sufriendo. Raya incluso, si me lo permiten, el terrorismo.

Lanzar soflamas que enciendan el ánimo a los ciudadanos está muy bien en tiempos de guerra, no se crean; tiene mucho que ver con la moral de la población. Pero hacer terrorismo partidista es una bellaquez sublime, una locura temeraria que lo único que consigue es alimentar a la ya de por sí oronda crispación política entre los ciudadanos de este país. Y no estaría mal que les entrara en la cabeza que existen temas que no admiten ese juego: economía, terrorismo, justicia. No, porque entonces se siembran dudas. Y de aquellas dudas viene luego esta abstención en las urnas, y al final solo juegan ellos, los políticos.

Lo más triste de todo (sí, todavía hay algo más triste) es que todas estas acusaciones y calumnias más o menos ciertas se viertan para esconder suciedades, y escándalos más o menos graves. El señor Rajoy lleva casi dos años tratando de ganar tiempo. Mientras sus acólitos más cercanos conspiran para ser el próximo jefe, Mariano trata a duras penas de sacudirse las alimañas de encima para que no le devoren en vida.

Todas estas cosas que parecen evidentes para cualquier ciudadano, son sin embargo dogma de fe para los votantes del PP, quienes parecen tener bien aprendido aquello del voto incondicional; voto que acredita al partido a hacer, deshacer, decir y desdecir lo que sea sin perder votantes, mientras que la izquierda debe ser fiel a sus ideas, y guardar la compostura y el honor hasta el final, sopena de perder sufragios, pues su electorado sí que “castiga”. Así, cualquiera.

Campañas electorales como la última de las europeas son más propias de patios de vecinas que de la clase política. Ninguna más como esa, por favor; tanto unos como otros. Dedicarse a descalificar al contrario sea como sea y no explicar a la ciudadanía si van a hacer algo en el Parlamento Europeo o se van a dedicar a vivir del cuento, señores, no hace ningún bien a ninguno de sus partidos. Simplemente, porque el ciudadano no cree en ustedes. Y al no creer, no participa.

Mariano, de aquellos barros vendrán estos lodos..

Mariano, de aquellos barros vendrán estos lodos..

La cuestión es: ¿para cuando un tribunal de ética política? ¿Hasta cuándo valdrá todo? Y, sobre todo, ¿en qué momento se caerá, señor Rajoy, todo lo que usted lleva meses apuntalando a costa de la estabilidad institucional y la moral del ciudadano?

 
1 comentario

Publicado por en 13 agosto 2009 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , ,

A ver si espabilamos

Insisten nuestros mandatarios en seguir parcheando la economía a base de inyecciones –“letales” para las arcas públicas- de dinero gubernamental y de seguir tirando de la tensa cuerda del proteccionismo social, pero nuestra economía sigue varada en los lodos de la zozobra inmobiliaria, y de ahí va a ser muy difícil sacarla, como ya nos han dicho por activa y por pasiva todas las instituciones de referencia (como la UE o el FMI).

Haciendo honor a la terquedad española, nos empeñamos en esperar la mejora de la salud laboral nacional y permanecemos agazapados, con las manos en la cabeza y la esperanza de que, finalmente, el cielo no caiga sobre nosotros y nos aplaste. Hay más de cuatro millones de parados, lo cual dobla la cantidad de los que ya teníamos hace un par de años. Es momento de reflexionar.

Primero: ¿de dónde salen dos millones de nuevos parados? Nos dicen los expertos que, cuando la enorme burbuja de cuento de hadas (para algunos) del negocio inmobiliario estalló, lo hizo tanto en la cara de las promotoras como en la de las financieras, los bancos, las agencias y las productoras de recursos (ladrillo, cemento, etcétera) y otras agencias de servicios, incluyendo grandes, medianas y pequeñas empresas.. se pudo comprobar, mal que les pese a algunos, que aquello de la especulación del ladrillo salió rana. Pero que muy rana. Así que no es difícil imaginar que un gran porcentaje de estos parados los “escupió” aquel hundimiento financiero.

Dios salve al ladrillo

Dios salve al ladrillo

Esto, unido al hecho irrefutable de que, cada vez más, el obrero en España se está convirtiendo en esclavo del sistema, complicó muchísimo las cosas. Dado que el Gobierno (el de antes y el de ahora) bendijo y arropó, hasta hacerlo suyo, el modelo neoliberal capitalista salvaje en funciones, y se olvidó del bienestar social acosándonos con el encarecimiento de bienes de consumo tan básicos como la vivienda, de las pocas opciones que se ofrecían la gran mayoría de la población (esto es, mucha gente) se lapidó a sí misma cuando eligió firmar una hipoteca por cantidades grotescas en plazos surrealistas. Una de las grandes bazas que se manejaban entre el ciudadano de a pie era la de que lo que compraban (una vivienda) era un activo seguro; algo que jamás podría perder valor, y se equivocaron.

Habían caído en la trampa: una deuda mensual que debían saldar sí o sí, con la que se comprometían durante veinte, treinta o cuarenta años, cuando no cincuenta, auspiciados por el inequívoco seguro de que si compraron por diez, en el peor de los casos, podrían vender por veinte. Y mientras tanto, en las empresas, sabedores los patronos de que su proletariado necesitaba trabajar a toda costa, apretaban su puño cuanto podían, mientras los trabajadores callaban y rezaban aquello de “Virgencita, que me quede como estoy”..

¿Quién tuvo la culpa aquí? ¿Los gobiernos, por no saber encauzar la sociedad hacia un modelo de bienestar sostenible? ¿González, por haber firmado junto a los sindicatos hace mucho, mucho tiempo, la dilapidación absoluta de los derechos del trabajador? ¿Zapatero? ¿El modelo neoliberal? ¿La omnipotente mano de los cuatro poderes?

La respuesta es mucho más sencilla, y es, a la vez, complicada en su aplicación. Porque la respuesta la tiene el propio pueblo, el obrero, que sin darse cuenta ha vuelto a las posiciones de clarísima desventaja que sufría hace más de cien años. Y esta involución la ha propiciado él, y solamente él. La ilusoria sensación de aburguesamiento que ha sufrido durante los últimos quince años ha resultado ser su piedra de toque, su punto flaco. Tener una casa, un coche, una familia.. demasiadas cadenas para una vida en la que se nos cierran vías de escape, en la que las opciones son cada vez menos y más agresivas.

El modelo que se nos ha vendido solo beneficiaba a unos cuantos, y hemos tenido que probar las hieles del fracaso para abrir los ojos, así que (y esta es mi reflexión final): ¿no sería más rentable, a largo plazo, dejar de proteger el ladrillo, cambiar mentalidades hacia puntos de vista menos tradicionales, fomentar el alquiler frente a la propiedad (como en el resto de Europa), y frenar el expansionismo y el capitalismo salvaje, dotando de mayor poder adquisitivo y mayor seguridad laboral al obrero, aún a costa de recortar los beneficios de los sobreprotegidos empresarios? ¿No sería más factible, a corto y medio plazo, invertir más dinero en formación, I+D, nuevas energías (por ejemplo, como ya se está haciendo en Andalucía, y con resultados más que aceptables), y cambiar de ese modo la absurda concepción de que la economía de un país ha de sostenerse sobre ladrillos e hipotecas, herencia del franquismo y de la España más rancia y antediluviana? ¿No sería más fiable, a corto, medio, y largo plazo, tratar de desmontar un modelo a todas luces equivocado, y sustituirlo por otro en el que prime el bienestar de la mayoría, que al fin y al cabo es uno de los fundamentos de esta mal llamada democracia?

 
 

Etiquetas: , , , ,

SINDEsperdicio

Hoy me contaba una amiga que tiene un amigo en un sello discográfico y que éste se lamentaba de lo poco que le quedaba a la industria del disco si el rumbo de ciertas cosas no cambiaba. Muy parecido a lo que se revindicaba desde la industria del cine, o de la radio, cuando nació la televisión y proliferó en los hogares de todo el mundo. No hace tanto tiempo, el cine español se quejaba del poquito público que iba a visionar los productos patrios a las salas.. vamos, que la queja, el sufrimiento, ese lamento estertóreo que profería este amigo a mi amiga, no es nada nuevo..

Porque el cine (en general) goza de una salud inmejorable a día de hoy, puesto que todavía nos encanta ese mágico lugar que es la sala de cine, con su pantalla gigantesca, ese sonido envolvente y la comodidad de sus butacas; porque también sigue envolviéndonos la magia de la radio; porque han tenido que llegar nuevos cineastas al panorama nacional y darle unas cuantas vueltas para que volvamos a interesarnos por el cine de aquí. Porque, como en todo en esta vida, los cambios asustan, sí, pero a la larga siempre enriquecen.. alguien dijo alguna vez: “reciclarse o morir”.

Por eso me suenan a lamento de Boabdil el Chico en Granada estos lloros de las discográficas, quienes, no contentas con llamar pirata a toda una comunidad de internautas (no puedo concretar la cifra, pero hablo de la comunidad global), cargan fiscalmente soportes multimedia y reproductores en general, presumiendo que todos los que usemos un compact disc o una impresora vamos a copiar música o libros, en lugar de almacenar las fotos de Semana Santa o imprimirlas para que las vea la abuela. Dentro de poco, cargarán también los lápices y los folios, amparándose en la posibilidad de que copiemos El Quijote  a mano alzada. Si no, ya verán..

pirata

El hecho de que artistas venidos a menos no hayan querido o hayan sido incapaces de reciclarse (amigo Ramoncín, amigo Teddy Bautista, amigo Víctor Manuel, etc.) y se dediquen a chupar del frasco a costa del resto de los mortales no deja de asombrarme. Bien es verdad que en una sociedad en la que la economía parasitaria está a la orden del día (gasolinas más caras en vísperas de grandes desplazamientos, facturación de energía engañosa para cobrar consumos antiguos con precios nuevos e inflados, y otro largo etcétera) no íbamos a notar que nos apretaran las tuercas un poquito más; por eso existe este canon, siempre arropado por el Gobierno de turno.

Gobierno éste que nos ha tocado un tanto ambiguo en cuanto a ejercicio de las libertades; pues si bien presumen de ello, a la hora de defender los derechos de sus ciudadanos solo lo hacen con los de los lobbies que les aprietan las tuercas. Dicho sea de paso, a ver cuándo nos damos cuenta los ciudadanos de que nosotros también podemos ser un lobby. ¡Ah! Que si nos negamos a pagar, no reportamos ningún beneficio, y entonces ya no somos un lobby. Pues es verdad..

En fin.. el siguiente paso de la marea pro-derechos de autor, en cuyo adalid parece haberse erigido el presidente del Gobierno, ha sido clavarnos un puñal a los piratas internautas en forma de grácil doncella de nombre de fábula: Ángeles González Sinde, flamante ministra de Cultura por la Gracia de Zapatero, que de gracioso solo tiene el rostro. Doncella ésta que antes de ser ministra fue cineasta, y que soltó una arenga contra los piratas y el peer to peer en una de las últimas ediciones de los Premios Goya. Estos artistas, siempre tan combativos..

La grácil doncella despotricando contra el p2p

La grácil doncella despotricando contra el p2p

El caso es que la comunidad internauta está con el agua al cuello, pues parece que en cualquier momento va a caer sobre ella (sobre todos nosotros) la mano castigadora de la Ley, y se nos va a acabar el chollo pirata por siempre jamás. En Francia ya han intentado algo parecido, aunque la cosa no ha dado su fruto todavía, quizás por culpa de que instaurar una ley de estas características resulta harto complejo, y sobre todo, muy caro. A ver qué pasa..

No sé.. quizá esté mal hecho eso de escuchar un disco antes de comprarlo para que no le den a uno gato por liebre, o quizá la culpa de que no se compren discos la tienen los precios. Hace poco, Prince (o como quiera que se llame ahora) distribuyó su último trabajo a espaldas de las discográficas, valiéndose de un acuerdo comercial con un periódico británico en el cual todos salían ganando: el periódico en ventas; el artista en posteriores bolos y conciertos gracias a la promoción del disco. Ese es un ejemplo; hay otros como el de Radiohead, que colgaron su último disco en la red y lo vendieron al usuario por la voluntad (los donativos oscilaron desde el centavo a los veinte dólares; promediaron ocho dólares por descarga), y no les salió nada mal la jugada. Y, sin ir más lejos, seguro que Pau Donés y los suyos llevaban mucho tiempo sin vender tantos discos como los que distribuyeron junto a El País hace unas semanas. Habrá que preguntarles cómo fue la experiencia. Aunque claro, Jarabe de Palo no son ni Prince ni Radiohead..

La reflexión final es: ¿no será que la anquilosada, incrustada y antediluviana industria discográfica necesita reciclarse, y no liarse a dentelladas con unos y con otros para seguir sacando tajada? Uno de sus principales slogans anti piratería es: no mates la música. ¡Como si toda la música tuviera que pasar por ellos a la fuerza! ¡Como si la música no existiera por derecho propio, miles de años antes de que apareciera el primer sello! ¡Como si no hubiéramos superado, gracias a la tecnología, todos los escollos de grabación, edición y distribución de la música, que antes había de efectuarse siempre a través de los sellos! Es cuestión de tiempo, señores artistas, señora ministra, señor presidente, que se imponga la cordura y se vean obligados a reciclarse. Teddy Bautista de iluminador en conciertos, Víctor Manuel escribiendo en algún blog, y Ramoncín.. esto.. a ver.. ¿de empleado en un Kentucky Fried Chicken?

Ramoncín, recíclate o muere. Bueno, mejor, muere, a secas

Ramoncín, recíclate o muere. Bueno, mejor, muere, a secas

Entonces sí que habría un legítimo Rey del Pollo Frito.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 abril 2009 en Política, Sociedad

 

Etiquetas: , , , , ,

Los que tienen que servir

Como el patetismo más absoluto ya se había instalado hace años en la esfera política, parece que cualquier nuevo asunto con que nos sorprenden nuestros democráticamente electos representantes nos suena tan viejo y monótono como todos los anteriores. Bueno, no sé si se ha convertido en costumbre, pero lo cierto es que cualquier movimiento de unos es dilapidado por los otros sistemáticamente; así que la crispación va en aumento. Asombra la incapacidad de propios y extraños para adoptar acuerdos en cuestiones tan de sentido común como la crisis, la retirada de tropas, la corrupción o el paro, por ejemplo. Dos grandes bloques, y unos cuantos más pequeños, pero el caso es que cada cual barre para su propia casa. Y entre medias, el ciudadano de a pie, con una inmensa interrogante sobre su cabeza: “¿pero qué demonios…?”

El Tío Sam y su dedo acusador

El Tío Sam y su dedo acusador

La penúltima chispa ha saltado con la retirada de España de la República Independiente de Kosovo. Una retirada “por la puerta de atrás”, “nada diplomática”; una despedida a la francesa, vaya. Por supuesto que las críticas son siempre bien recibidas, pero sacarle pegas a todo, aparte de ser el modus operandi de los infelices, dice muy poco a favor de los que se supone son la alternativa de gobierno de este país.

La verdad es que la maniobra del Gobierno ha sido visto y no visto: un verdadero ataque relámpago a nuestros aliados en la OTAN y un movimiento maestro para salir en la foto de los viernes, que es algo que al parecer permanece mucho menos tiempo en los engramas del pueblo llano por aquello de la inmediatez del fin de semana, o al menos deja menos espacio a la reacción. Es como lo de los despidos; mucho mejor los viernes.

La situación en Kosovo de un estado como el español, con varios frentes independentistas abiertos y activos, tras la declaración unilateral de independencia de la región balcánica, se convertía en incómoda e iba contra los principios unionistas más elementales de los que se hacen gala en este país, en el que poco o nada tiene que ver un gallego con un canario, o un catalán con un asturiano. Pero esto es harina de otro costal.. podría decirse que España no ha hecho sino lo que tenía que hacer, dado que se había quedado sola después de la dichosa independencia.

do-we-canLa segunda lectura de este tema es la inverosímil respuesta de la oposición: llegamos a escuchar en boca de un aforado en el congreso la frase “lo único que consiguen ustedes [con la retirada de tropas de Kosovo] es hacer enfadar al Señor Obama“, y otra serie de acusaciones, más o menos justificadas, hacia la ministra de Defensa y el Gobierno en general. ¡”Señor Obama”! dice, y se queda tan pancho. No sé si dicho adrede, pero ¿no le encuentran un punto servil a eso de “Señor Obama”? Nadie pareció advertir el detalle entre los que allí estaban (el Congreso presentó un aforo casi completo esa mañana, cosa inédita), pero si uno se para a pensar, recapitula cómo ha sido nuestra relación con los americanos durante los últimos años, y se plantea cómo debería ser realmente, si quisiéramos que fuera, al menos, provechosa para España. Porque ¿de qué sirve el servilismo, si me permiten la redundancia? ¿Compensa esta postura internacionalmente? ¿Debemos postrarnos ante América y acatar órdenes en cada arrebato imperialista? No me negarán que es algo frustrante que vayamos a recoger los pedazos de lo que ellos se encarguen de destrozar.. llámenlo equis. O que aceptemos presos políticos, los que ellos no quieren tener cerca; o los que un presidente no podría tener cerca porque su popularidad caería en picado. No sé qué pensarán ustedes, pero yo de repente me siento un objeto.

yes-we-can

Otra pieza más de la maquinaria yanki. A veces una papelera, y a veces su perro guardián. Además, al parecer les hemos prometido que enviaremos más hombres y mujeres a Afganistán en contrapartida. Huele a miedo. Entonces, es verdad. El Señor Obama da miedo. Y España reacciona ante ese miedo con un servilismo ciertamente arrastrado, casi pueril, diría. Las comparaciones siempre fueron odiosas, pero ahí están Reino Unido, Alemania, Francia o incluso Italia, donde al menos yo no observo este comportamiento.

Así que uno escucha en su cabeza los ecos de tan desafortunada afirmación, la de “Señor Obama”, y se acuerda de la foto de aquel trío nefasto en las Azores, y de  cómo España fue arrastrada al conflicto de Irak, al margen de toda legalidad internacional existente; justo cuando esta oposición que ahora tanto critica todavía era Gobierno. Qué poca autoridad moral, y cuánta demagogia. Ah, y cuánto servilismo..

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo 2009 en Política

 

Etiquetas: , , , , , ,